Te doy 10€ a cambio de 900 céntimos

Cuentan los mas viejos del lugar la famosa broma del pintor y dramaturgo Santiago Rusiñol, donde el mismo vendía duros a cuatro pesetas en algún lugar de Cataluña, pero ¿saben con que fin "de ser cierto" este buen hombre ofrecía parte de su capital entre sus contemporáneos? 
¿Saben cuantos duros llego a vender?
¿Lo hizo para divertir al publico, o demostrar la desconfianza entre sus semejantes haciéndoles creer que esos duros podrían ser falsos? 

Ciertamente lo desconozco y escribo según la historia, pero parece que de esos duros no se vendió ninguno.

Hoy también nos atormenta la idea que nos timen con este tipo de cosas, y cuando alguien nos ofrece 10 euros a cambio de 9, instintivamente se encienden las alarmas y buscamos una solución lógica.

Estas ofertas las tenemos a diario en todo tipo de tiendas, pero hoy me ha llamado la atención esta. 

La empresa afincada en la provincia de Barcelona dori dori, donde en sus establecimientos ofrece pan, bollería, café, etc, a puesto en marcha una tarjeta muy curiosa donde los empleados te sellan por cada café que consumas e inmediatamente después de tomarte el noveno al décimo te invitan cuando quieras tomarlo. Claro siempre podemos pensar que el café es de peor calidad, pero ante la duda de los franquiciados con el resto de negocios y comparando el servicio, yo mismo puedo asegurarles que al menos donde a mi me sirven, este servicio supera con creces al resto. Pide tu tarjeta con tu primer café.


De hay el enunciado de esta entrada donde te regalan 10€ a cambio de 900 céntimos, y es que por si fuera poco el precio de uno solo en terraza y con todos los servicios, al menos donde yo vivo, es de solo 1 euro. ¿Te parece caro en Barcelona?

Te dejo el mapa donde están ubicados sus establecimientos y deja de regalar el dinero tomando 10 cafés por el precio de 9. Desconozco si esta oferta la hacen en todos sus locales, aunque yo por motivos de privacidad no publicare el mio. Pregunta, aprovecha esta oferta y sobre todo abre bien los ojos para ver frente tu desconfianza que se puede ahorrar dinero con pequeñas decisiones cotidianas.

Si no te gusta esta idea, te lo tomas en el chino gratis.

No hay comentarios: