5 Deseos. Ayuda a los indigentes en España sin hacer nada

Desde este humilde espacio te pido por humanidad que te aprendas 5 reglas que para mi son deseos. No ayudes a los sin techo en España, pero tampoco les molestes.


Ser vulnerable y vivir en situación de pobreza, no te da ningún derecho a molestar a quienes no lo harían nunca contigo. Ahora bien, si te sientes incomodo cuando piden, ensucian, o dañan la vista, puedo entenderte, pero por favor grava en tu cabeza los limitados deseos de quienes lo han perdido todo.

En una entrevista realizada a diferentes personas que viven en la calle, coincide que la gran mayoría piden 5 deseos. ¿Quieres saber cuales son?

1- No te compadezcas de ellos. 

Causa mucho dolor verse así, no hace falta que se lo recuerdes.

2- Si estas bebido no los molestes. 

Ellos no tienen casa y no tienen que aguantar tu borrachera.

3- Si piden en la puerta del súper.  

No le compres nada, mejor dale el importe que deseas gastarte. Es una acción hermosa por tu parte, pero quizá tenga otras necesidades.

4- No llames a la policía. 

No llames a las autoridades solo porque están durmiendo bajo la puerta de tu casa. Ellos viven en la calle, ¿que pueden hacer?

5- No tires, regala.

Aquello que ya no usas, como ropa, calzado, mantas, o productos de limpieza puedes dejarlo junto a ellos, o dárselo en mano. Todo esto ademas de dar esperanzas, les permite continuar luchando, y quizá algún día puedan devolverte el favor.

Piensa que una buena acción no se olvida nunca, y yo personalmente prefiero que me recuerden por ayudar a mendigos, que por molestarles sin ningún beneficio.

No te pido que les tiendas la mano, pero una mirada amable puede significar que estas personas crean en aquello que inculcamos a nuestros hijos.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Un par de comentarios:

(3) Es relativamente fácil encontrarse a alguien que pide dinero para comer. Desgraciadamente, hay mucha picaresca y uno nunca sabe si realmente es una persona con problemas a la que ayudaría o alguien qu simplemente vive de eso. Creo que lo mejor, si te los encuentras en la puerta del supermercado pidiendo ayuda para comer, es pedirles qué necesitan y comprarlo si es posible (leche, pan, conservas,...), dentro de tus posibilidades, claro, que a veces uno tampoco tiene para repartir

(4) Llamar a la guardia urbana no siempre es desconsideración. Muchas veces se les llama para que los lleven a los servicios asistenciales, es de suponer que así podrá dormir en una cama, comer algo o asearse si lo desea, y con la tranquilidad que ningún malnacido le haga alguna trastada. Mejor un albergue que una calle, un cajero o una estación de metro, incluso en verano.

Óscar Sánchez dijo...

Muy bueno tu aporte anónimo, pero discrepo en algunos detalles sin desmerecer el sentido de lo que quieres explicar.

Alguien que pide sin duda es porque lo necesita, es así en el 90% de los casos. ya necesitar ayuda es grave, pero como dices hay quien por costumbre o poca vergüenza lo realizan como medio de vida.

Es una opción comprar lo que necesita, pero si el hombre fuma, o le gusta tomarse un cervecita como persona normal, creo que podemos darle el gusto en complacer sus deseos con ese gesto de darle un extra. No es descabellado pensar que no solo el hombre vive de los productos del súper, con lo cual no estoy de acuerdo contigo al 100%.

Yo mismo a veces me pongo en la piel de quienes lo han perdido todo, y créeme que es duro no tener algo de autonomía financiera.

En cuanto a llamar a la policía, es un echo, la gente recurre a ellos como tu dices porque se compadecen, pero la gran mayoría es porque les molesta a la vista. Somos así, no todos pero los justos para hacerles la vida algo mas dura.

Como tu dices hay de todo, los aprovechados y los que de verdad sufren vivir en la calle, pero eso gran amigo se nota.

Hay jóvenes que no tienen vergüenza y cruzan el umbral de una buena vida para no adquirir responsabilidades y pasar de todo. Hay muchos casos, pero otros tantos jóvenes no han elegido ser unos tirados, todo lo contrario, la vida les a tratado mal, y no solo tienen problemas de toda índole, al menos la mitad ya no levantara cabeza nunca mas.

Este es un tema muy extenso para que tu y yo lo solucionemos con un par de comentarios, no obstante, quiero dejar claro en esta entrada que no debemos hacer, y no que deberíamos hacer. Cada cual, es lo suficientemente inteligente para analizar cada situación, y al menos no incomodar a los indigentes.

La solidaridad es libre igual que ellos, si no queremos ser presos de nuestra propia dictadura, al menos mantengámonos al margen.

Gracias amigo anónimo por tu punto de vista, tengo la sensación que tu eres de los míos.

Anónimo dijo...

Créeme, hay mucho vividor que se aprovecha de la buena fe y los buenos sentimientos de las personas. Yo he hecho en alguna ocasión lo que recomiendas, le he dado algo de dinero a alguien que pedía en el parking de un supermercado para entrar a hacer una compra. Con lo que le había dado yo y lo que le habían dado otras personas, tenía suficiente, no para comprarse langostinos y chuletones pero si para adquirir comida para unos días (incluída una cerveza, si le apetecía). Yo entré en el super e hice mi compra semanal. Estuve buscando a esa persona, no la vi en el super. Al salir, tampoco estaba en el parking (y no era un carrefour, era un supermercado en las afueras del pueblo, a una hora en la que había muy poca clientela. Lo busqué, pero ya no estaba. Era evidente que había sacado lo que quería o se habría hartado porque era una hora de escasa afluencia de clientes.
Tengo alguna otra anéctoda. Ésta, de hace un par de décadas en Barcelona. Un chico muy amable y educado, decía ser tunecino, me explicó una historia durante 10 minutos largos (creo que iba de que tenía que regresar urgentemente a su país, o algo por el estilo, no recuerdo ahora mismo). Al final, me di 100 o 200 pesetas que llevaba encima. Lo mejor es que volví a encontrármelo dos años más tarde (soy mal fisonomista, pero tenía algo característico en su físico), también en Barcelona y... me explicó la misma historia. Y lo mejor, otro año más tarde volvió a abordarme, esta vez iba rápido porque tenía una cita con un cliente y no pude atenderle, pero tiene su gracia.

Al final, uno se cansa. Si considero que tengo algo que aportar (sea dinero, alimentos o lo que sea) lo canalizo a través del banco de alimentos, Cáritas o cualquier entidad social, es algo más seguro. Sin prejuicio de que en la gestión de esos sitios haya algún pajarraco que debería estar en la Modelo, pero ya se sabe, estamos en España, y hay bastantes más chorizos sueltos que encerrados.

Un saludo.

Óscar Sánchez dijo...

Yo también conozco a estos personajes anónimo, y no todos tienen que pagar justo por pecadores.
¿Has estado alguna vez en un comedor social?
Prueba, solo tienes que mostrar el DNI y puedes comer...No pasa nada.

¿Has dormido alguna vez en un parque?
Por favor hazlo, mañana puedes volver a tu vida.

Amigo yo he vivido todo esto para ponerme en su piel, y he renunciado a la comodidad y los buenos hábitos alimenticios, higiénicos, y demás, para ponerme en su lugar.

Pensaras que estoy loco, pero también he pedido dinero y mil cosas mas-----
Es muy duro, y justo lo que explico en esta entrada es lo que pasa, sobre todo el tema borrachos, es lo peor.......

Otro buen aporte de tu parte. Muchas gracias.