Los 10 inconscientes peligros del parado

Yo siempre digo que no tener empleo, o no cobrar nada es motivo de preocupación, pero ¿sabemos realmente cuales son los peligros inconscientes que supone no tener trabajo?


Quedarse desempleado con o sin ingresos puede afectar a nuestras emociones, y mas aun cuando creemos estar cómodos en esta posición. Si cobramos el paro, hay que ser conscientes que algún día se acabara, y durante ese proceso pueden sucederse algunos cambios en nuestra vida casi sin notarlo.

1) Tengo tiempo de buscar trabajo, no me corre ninguna prisa.

La comodidad de saberse receptor de un salario al mes, te garantiza estar tranquilo en casa, pero no te engañes. Si eres de los que te quedas delante de la tele, te sientes cómodo en esa posición, y a veces no tienes ganas de hacer nada, ten mucho cuidado, puede ser el comienzo de una depresión de caballo, y ni siquiera lo has notado.

La maquinaria del tiempo no se detiene.

2) Es que no hay faena.

Si que hay, el problema es que al estar aburrido sin hacer nada empiezas a negativizar el resto de tareas porque estas cobrando, y buscas excusas tales como la crisis. Nunca darás con la verdadera excusa puesto que te implica a ti directamente y se manifiesta de muchas maneras. Te levantas tarde, le cargas esa responsabilidad a tus cercanos, o eres perezoso.

3) Ahora si que no tengo ganas de buscar trabajo.

Acabas de reconocer algo que hasta hace poco no te importaba, quizá este sea el primer síntoma de depresión. El aburrimiento te ha provocado estar bajo de moral, y lo que antes te parecía algo sin importancia ahora te preocupa. Si eres fuerte conseguirás empleo, cumplirás y se justificara tu descanso, pero si recibes noticias negativas, o no obtienes los resultados esperados, puedes entrar en un estado de nerviosismo con la consiguientes consecuencias.

4) Stress.

No tienes dinero, te faltan tus vicios, no puedes pagar las facturas y a veces te sientes incapaz de trabajar como el resto del mundo.


5) Baja autoestima.

Te sientes rechazado y has perdido la confianza en ti mismo por no calcular antes los inconscientes peligros de estar parado. No encajas en esta sociedad, y todo el mundo te hace la misma pregunta. ¿Aun no tienes empleo?

6) Empiezas con tu particular forma de poner fin a todo esto.

Te aislas de todo ser viviente que te ha formulado esa maldita pregunta, no quieres tener una vida social, y al cabo de un tiempo te sientes mal, por no estar integrado.

7) Buscas soluciones rápidas donde no las hay.

A causa de estos aspectos mencionados arriba, empiezas a descansar mal, te acuestas tarde, no madrugas para nada, padeces ansiedad, y probablemente te pasen por la cabeza ideas descabelladas como robar, traficar, o delinquir.


8) No eres capaz.

No eres capaz de esto ultimo y mientras esperas una noticia alentadora, sigues sin trabajo.

9) No puedo mas.

Encuentras en las drogas o alcohol disminuir esas sensaciones y casi sin notarlo has creado un monstruo por culpa de acomodarte cuando no debiste hacerlo.

10) Arriesgas tu vida en todo los sentidos.

Los problemas adictivos, las comidas a deshoras, o las noches de insomnio, ahora puede que no sean problema, pero han provocado casi sin darte cuenta una deuda pendiente que tu cuerpo te acabara cobrando.

Esta es tu situación actual, por creer que tienes todo el tiempo del mundo para buscar trabajo, y acabas de firmar casi sin querer, tu futuro laboral y posiblemente tu estabilidad emocional y física.
 

No hay comentarios: