Cuidado con el timo de la piedra

La verdad es que ya nadie tima en España tratando de hacer creer al incauto en el arte de engañar con cebo, los ciudadanos están bastante escarmentados y ya nadie se arriesga a traspasar la frontera de lo legal como si de un juego se tratara, pues son mas prolíficos los timos de confianza y lazos que te permitan entrar en otra dinámica para conseguir tu finalidad. 

El timo de la piedra lo hemos calificado en un termino medio, tanto por su dificultad, como por el tiempo invertido. No es necesario ser un charlatán para convencer a tu victima de que te compre un producto bien envasado, que en realidad es una piedra.


Ahora ya nadie tima con ingenio como lo hacían antes, todo lo contrario, lo hacen pensando en la trampa previa a convencerte, y la sorpresa que te vas a encontrar cuando llegues a tu casa. Pues es mucho mas fácil, menos visto, y mas acertado en todos los aspectos.

A mi particularmente me engañaron con uno parecido al de la piedra, pero bien merecido lo tengo, y es que la base de casi todas las estafas del mundo, se hacen y seguirán por muchos años. Siempre que existan personas codiciosas creyendo estar haciendo un buen negocio, habrá timadores dispuestos a darles una lección. Es muy sencillo, nadie regala nada.

Pues nada, el timo de la piedra es muy común con la venta de perfumes robados, y nunca lo hacen con los de imitación.

  • El timador te dice que tiene perfumes robados.
  • Tu en lugar de hacer lo correcto, le sigues el juego. Esto es solo al principio para sondear el terreno.
  • Te cuenta la milonga de que estos perfumes no son de imitación, que son los originales, y para demostrar que lo que dice es cierto, te muestra una original y te invita a que la pruebes.
  • Ahora es cuando tu identificas tu perfume como el original, y das paso a la pregunta del millón. ¿A como son?
  • Tu sabes que el maldito perfume cuesta la friolera de 80€ en tienda, pero te lo callas como un putas.
  • El colega te dice a los tengo a 50€.
  • Y tu que eres mas listo regateas.
  • El acuerdo final 25€, la mitad de lo que al principio te pedía.
  • Lo compras y te marchas a tu casa pensando que te has ahorrado mas de la tercera parte de su precio real. ¡Y piensas menudo negocio he conseguido! A sabiendas de que acabas de adquirir un producto robado.
  • Llegas a casa, y después de un envoltorio plastificado que antes han preparado los timadores, descubres que hay una puñetera piedra. Jajaja.
  • Ahora te sientes engañado, sin saber que el mayor culpable de todo el proceso delincuente eres tu. Pues finalmente ellos no han robado nada, solo han introducido unas piedras en un envoltorio.
Después de buscar información en Internet, hay un articulo de un imbécil al cuadrado que dice: Cuidado con el timo de la piedra, y aun así vuelves a tropezar con ella y vas a parar a este otro post.

No hay comentarios: