El timo de la obra de arte

Sabia que el timo de la obra de arte es muy poco conocido entre timadores mediocres, pero muy valorado y respetado entre los mejores estafadores de la historia. Pues bien en mi articulo de hoy vamos a recordar una de las variantes del timo del tocomocho, que bien ejecutado es infalible, y como yo siempre digo, no es que este de acuerdo con este tipo de delitos, pero gracias a la codicia  del incauto, hace que el timo del cuadro sea muy ingenioso.

Tengo la suerte de conocer al mejor timador que he visto jamás, y que me explique en primera persona todos y cada uno de los engaños que ha llevado a cabo a lo largo de su carrera delictiva es un placer, y no es que lo apruebe, pero confieso que admiro su genialidad y sobretodo su forma de contarlo.

Este timo se realiza entre dos personas.

1- La primera entra en una cafetería de esas que el camarero sea el propio dueño.

2- Cargado con dos bolsas, empieza a quejarse al camarero sobre el largo camino que ha tenido que recorrer para recoger estas dos bolsas que le ha dejado de herencia una tía suya.

Esto es un Sorolla, pero podría ser un Pepito de los palotes.

3- En una bolsa guardas unas cerámicas antiguas, o algo parecido, propio de una persona mayor.

4- En otra bolsa colocas un cuadro de esos que puedes comprar en algún mercadillo de segunda mano con la firma hacia arriba, y lo acomodas en la barra del bar de forma que la firma sea visible.

5- Ahora le pides una consumición al camarero y te sigues quejando sin dejar de despotricar.
Por ejemplo: Que has pedido un día de trabajo para venir a buscar cuatro trastos de una abuela delirante.
Ahora que le explico yo a mi mujer cuando me vea aparecer con todo esto, y añades me la estoy imaginando. Tanto alardear de tu tía millonaria, y te añade en el testamento para dejarte cuatro basuras.

6-Haces una pausa y con cara de circunstancias le preguntas al camarero. ¿ Tienes pan de Viena?
Si es un local de esos de cuatro amigos donde ni siquiera saben donde esta Viena, te dirán que no, que como mucho te pueden ofrecer pan Ingles.

7- Entonces le pones la típica excusa del dolor de muelas, y que el pan Ingles es muy indigesto para ti, y le preguntas, ¿ Hay alguna panadería cerca de aquí ?



8- Evidentemente tu ya sabes donde esta esa panadería por que te has asegurado que así sea.
El te explicara donde esta, y cuando acabe su explicación, le dices que al tiempo que vas a comprar el pan, vaya preparando una tortilla o algo parecido, que no quieres alargar este día de perros que llevas, y que además dispones de 1 hora para tomar el tren, que si es tan amable de vigilar el cuadro y las cerámicas.

9- Asegúrate que la falsa obra de arte sea visible para tu gancho.

10- Ahora entra en la cafetería un segundo timador y pide otra consumición. ( Es muy importante ir bien vestido y ser muy educado.)

11- Le haces referencia al cuadro que hay en la barra y le dices algo así como, que hace esta obra tan cara encima de la barra, nombrando a su autor.

12- Le preguntas si el cuadro es suyo, y que además estas dispuesto a comprarlo.

13- Ofrece tres veces mas de lo que pretendes ganar, o mejor dicho timarle.

14- Si tienes dinero en efectivo, deposítalo sobre la barra, esta maniobra es vital si lo que pretendes es que te pague por tu cuadro una tercera parte de lo ofrecido.

15- El camarero te dirá que pertenece a un cliente y que no tardara mucho en llegar.

16- Guardas el dinero y te inventas una excusa.
Por ejemplo: He dejado el coche en doble fila.
Tengo que marchar a una reunión.
Llego tarde a buscar a mi hijo al colegio.

17- A continuación le dejas una tarjeta de visita, y antes de irte le recuerdas que tu oferta sigue en pie.

18- Después le pides que te haga el favor de entregarle tu tarjeta al propietario del cuadro para negociar si es que le interesa, y te marchas.

19- Después el primer timador que llega con el pan de Viena,  entra en la cafetería, y tranquilamente analiza la situación y actúa sobre estas dos opciones.

Opción Nº1
  • Si el camarero le explica todo lo que ha pasado con tu gancho, inmediatamente después de que te diga que un señor estaba interesado en la obra de arte, tu te anticipas a los acontecimientos, antes de que te comunique que estaba dispuesto a pagar por el cuadro. Y le sueltas que gracia pues si me lo compra por x.(X equivale a un tercio del dinero que tu gancho le daba en mano.) Y continuas se lo vendo y le regalo las cerámicas, pero claro no tengo tiempo, y además en poco mas de media hora sale mi tren. Claro que si a usted le gusta, con tal de no cargar con todas esas bolsas. Haces una pausa y sacas un billete para que se cobre el desayuno.
Opción Nº2
  • Si el camarero no te explica nada, también puede ser por dos motivos. El primero por que realmente le da igual. Y el segundo, por que realmente esta interesado en el cuadro y va a intentar comprarlo, tentado por la oferta de tu gancho, cumpliéndose así a la perfección el timo de la obra de arte. Si después de haber tardado un cuarto de hora aprox. y tienes dudas, pues pasas a una opción nº3, y se lo ofreces tu. Si has conseguido tu cometido felicidades, acabas de convertirte en uno de los grandes. Si no es así siempre puedes llamar a tu gancho para venderle el cuadro a el, ja, ja, ja. Por cierto que no se te escapen detalles. El pan de Viena no lo compréis en la panadería de al lado de la cafetería, ya que podrían reconocer a los timadores, no seas memo. Antes de entrar tu gancho en el bar te lo pasa a ti. Otro detalle bueno, es que fabriques unas tarjetas de visitas falsas, y que en el encabezado escribas, subastas o antigüedades Pascual, o algo por el estilo, eso le dará credibilidad al mejor timo del mundo.
Recuerda que este tipo de artículo es real, y el timador del que te hablo esta cumpliendo una pena de prisión de 5 años por este tipo de estafas.


No hay comentarios: