Quiero ser mimo

Aprovecha que los niños siguen de vacaciones escolares, ganando dinero como mimo en tu ciudad.
Muchos padres pasean con sus hijos, en busca de pasar un rato agradable en familia por las calles mas transitadas, o comerciales de su ciudad. En muchos de los casos cada vez que salen a pasear suelen hacer lo mismo que hacen siempre.
Hoy te invito a romper la monotonía, proponiéndote que hagas de mimo sin tener experiencia, y de paso obtengas unos ingresos haciendo flipar a los chavales.

No hace mucho tiempo, fui a dar un paseo por las ramblas de Barcelona, con la tradicional contunbre de disfrutar de uno de esos gofres de chocolate en la puerta del ángel. Tenia compañía, las niñas de una amiga maravillosa.

Nos sentamos entre el gentío, cuando de repente, y por sorpresa aparece en escena el mimo. Yo miraba a las niñas de 12 y 13 años, y no daba crédito a la cara que tenia la pequeña, era una mezcla de ilusión y asombro, que desde luego despertó algo en mi maravilloso.
Como negarse a colaborar con aquel mimo, que con tan poco despierta las ilusiones de los mas pequeños.
¿Como era el mimo?
Llevaba una sabana blanca, con un agujero para meter la cabeza.
La cara pintada de blanco.
Y el pito de un muñeco de goma en la boca.

¿Que hacia?
Hablar con en pito de goma en la boca.
Hacia cuca monas con los niños que encontraba a su paso.
Y por ultimo identificaba a los padres para pedir una colaboración.

Una forma de pedir dinero muy fácil para ti, y al mismo tiempo divertida para los mas pequeños.
Era imposible negarse a colaborar después de ver a los críos, pero demonios, ese tipo no era mimo. 

Después de este episodio pensé yo también quiero ser mimo, y además es tan fácil ganar dinero que cualquiera que tenga problemas económicos puede hacerlo.

Resumiendo, este tipo iba disfrazado, y con un pito en la lengua, se acercaba a los críos, haciéndoles reír y demás, para atraer su atención y posteriormente la de los padres.

Amigos ahora podéis salir a la calle a buscaros la vida, en esta ocasión como una especie de mimo haciendo reír a los niños entre la multitud.

Por ultimo no te olvides nunca de esta frase.
La sonrisa de un niño, podría ser el pan de otro.

Tu que eres adulto, reflexiona sobre las cosas que puedes hacer por otros niños.

No hay comentarios: