El consumo te consume

Cuando te aburras paseando por las calles de tu ciudad, harto de buscar trabajo en pleno verano, sobre un sol abrasador, entra en un templo del consumo.
Los centros comerciales están diseñados para atraer al cliente a sus inmensas instalaciones, y la verdad, lo consiguen. Pero en sus estudios tan milimetricamente estrictos, sobre como atraer al cliente, se olvidaron de un detalle. El movimiento, Caga gratis, sin usar la escobilla.

Un grano de arena se desplaza para desplazar a otro grano, y así hasta formarse un alud de tierra, o acaso no puedo disfrutar de sus instalaciones.
En este articulo con mi aporte, quiero que disfrutéis de un día de verano en un centro comercial.
Si tienes la sensación de vivir en una sociedad consumista, donde muchas veces compramos artículos que no necesitamos, y el consumo te consume el bolsillo, pues disfruta de todos los servicios gratis de un centro comercial, en estos días tan difíciles.

Los centros comerciales, son un alivio cuando el calor aprieta, pues tienen el aire acondicionado a tope, para que las barbies humanas no se derritan. Entra en un centro comercial, y respira aire fresquito.

La Barbie humana
Estas cansado de esperar para pasar al cuarto de baño de tu casa, o cualquier otro. Tranquilo en los templos del consumo, también puedes cagar, mear, y si me apuras te puedes hasta lavar. Aprovecha que estas fresquito para hacer tus necesidades.

Cuando estés dentro de los aseos, aprovecha para hacer tus compras en el supermercado temático que te ofrece el mismo. Tienes productos de aseo gratis como, papel higiénico, jabón liquido, y agua fresca para estos días de calor.

Salgo de los aseos con una sonrisa amplia, pero me falta algo. Frente a mi una de esas perfumerías donde te puedes perfumar gratis. Entro y me perfumo. Este día en particular pido unas muestras gratis, por que estoy indeciso, que perfume comprar, y no tengo suerte. Aunque otros días tienen esas muestras.

Ahora no se que hacer mientras escucho música de fondo, del centro comercial, tengo suerte de no estar en navidad.

Entro en el supermercado del centro, y paseo haber si hay algún producto de esos que pruebas gratis, esta vez hay una promoción de coca de san Juan, como no hay mucha gente, me pongo ciego de coca.
De camino a la salida, escucho música en uno de esos aparatos con auriculares, y me lo paso bomba.



Ahora estoy tan relajado que descanso en uno de esos bancos del centro comercial, desplegó un diario gratuito que me han dado en el metro, y a informarme de lo que pasa en el mundo.

Bien esto es todo, ahora es mas fácil consumir sin gastar dinero en uno de esos templos de consumo.
Prueba esta modalidad de consumo responsable, y cuenta tu experiencia en mi blog.
Por cierto, lo que mas me gusta de ir a un centro comercial después de hacer todo esto, es que me alegro la vista mas, que si estoy en casa viendo, amar con los huevos revueltos.

No hay comentarios: