Quiero gastar menos

Como venimos diciendo, nuestras necesidades reales son muy simples. En la sociedad moderna, hemos creado necesidades extra.

Necesitas un trabajo para pagar tu casa, tu ropa, el coche, los ordenadores, el combustible, la electricidad, la comida, las salidas, el ocio, la educación.... etc.

Si reduces tus necesidades y aprendes a contentarte con menos, tendrás que hacer muchas menos cosas. Menos necesidades darán lugar a menos esfuerzo.

Si tienes pocas necesidades, tienes pocos gastos, y menor necesidad de trabajar. 
Puedes trabajar menos y disfrutar más. Además serás libre de hacer el trabajo que amas, y no te verás obligado a ganar mucho en ese trabajo que te apasiona, dándote la libertad de poder cometer errores en ciertos momentos.


Si tienes menos necesidades, tienes menos presión por tener éxito y te puedes relajar mas. No te preocupas tanto, porque hay poco por lo que preocuparse.

Reducir tus necesidades es un proceso lento y consciente. No es necesario que cortes con todo de la noche a la mañana. Presta atención a tus gastos, a lo que haces cada semana, y pregúntate si esas cosas y actividades son de verdad necesarias.

Empieza a recortar poco a poco, eliminando una actividad costosa tras otra. ¿Realmente necesitas tomar café en la cafetería todas las mañanas, o puedes llevarte el café hecho de casa, o beber agua en lugar de café? ¿En verdad necesitas esas golosinas de la máquina, o puedes comer frutas y frutos secos? ¿Y qué me dices de esos videojuegos tan caros? ¿O de ir al cine? ¿No puedes en su lugar jugar con tus hijos, o quedar con tus amigos en el parque? ¿De verdad necesitas apuntarte al gimnasio, o puedes dar paseos con tu mujer, o hacer flexiones al aire libre?

Empieza también poco a poco a observar los gastos mayores. ¿Necesitas dos coches? ¿Puedes cambiar tu todo terreno por un coche mas pequeño y barato de segunda mano? ¿Puedes dejar el coche y usar la bicicleta o los transportes públicos? ¿Y esa casa tan grande? ¿Puedes mudarte a un piso más pequeño, más barato y que cuesta menos mantener? ¿Necesitas esos cursos de formación tan caros o puedes ser autodidacta de modo gratuito?

No te estoy diciendo que dejes alguna o todas estas cosas. Solo te sugiero que prestes atención y reduzcas lentamente tus necesidades de modo que la mayoría de tus gastos provengan de lo esencial.

Las cosas que te hacen feliz no tienen por qué costarte mucho. 

Algunas de mis cosas esenciales:
  • Un buen libro. Que puedo encontrar en la biblioteca.
  • Un portátil o bloc de notas para escribir.
  • Un paseo al aire libre.
  • Tomar el té con mi mujer.
  • Jugar con mis hijos.
  • Correr con un amigo.
Eso es casi todo lo que necesito mas allá de mis necesidades básicas (alimento, ropa, vivienda, etc) para ser feliz. Y ninguna de esas cosas cuesta mucho.

Reduce tus necesidades, conténtate con poco y tendrás que esforzarte muchísimo menos en la vida.

No hay comentarios: