Merodeador

Estar por un lugar con malas intenciones es merodear y esta practica se utiliza para muchos fines, la que yo os voy a contar es mucho menos cruel que la historia de Richard Ramirez un asesino en serie que se gano el titulo de el merodeador nocturno.

Cuando conoces a la gente no es difícil desde el anonimato someterlos a algún tipo de extorsión, siempre y cuando conozcas cosas o secretos con que extorsionarlos, pero cuando no conoces a la victima para indagar sobre sus supuestas infidelidades entonces no te quedara mas remedio que merodear.

Los detectives merodean, y sin embargo es legal, desde mi punto de vista esta practica la encuentro ruin y de seres sin escrúpulos, pero si cuando lo haces es por un bien común, y sin animo de lucro, no me parece tan mala idea, como es el caso de un conocido mio, bueno un poco de lucro si.

Una noche de verano, salí a dar un paseo por que la verdad me relaja mucho, casi siempre lo hacia solo y sin apenas nadie en la calle, disfrutaba de mi soledad, y al mismo tiempo reflexionaba sobre mis cosas, fue entonces en una noche cualquiera cuando conocí al merodeador, recuerdo que hacia calor y el cielo estaba estrellado, note una presencia, me gire y allí estaba este tipo pegado a mi nuca, te juro por dios que en el silencio de la noche ni lo escuche.


Mi condición de extrovertido me llevo a tener una conversación muy amena con el, de repente y lo normal cuando dos personas se están conociendo, pues se hacen preguntas, como  te llamas, eres de por aquí, en fin algo me decía que ese tipo era diferente, y salí de dudas cuando le pregunte. ¿Tu a que te dedicas?, el tío me dice soy merodeador,¿como, eso que es? le pregunto, yo creía que era algo relacionado con la seguridad o algo así, y cuando me dio la explicación me quede a cuadros.

El tío se dedicaba a temas de infidelidad, observaba a parejas de casados, e investigar si alguno de los dos tenia alguna aventura. 

Después si descubría por ejemplo que el hombre engañaba a la mujer, montaba un operativo espectacular, tenia la sangre fría de hacerse amigo de el, para después pedirle una cantidad de dinero, si la victima cedía en sus peticiones desaparecía de su vida, si por el contrario este se negaba, se metía en sus asuntos sentimentales para ejercer presión.

No explicare mucho mas referente al merodeador, lo que si os diré que siempre operaba donde no le conocían, y las cantidades de dinero que pedía a mi particularmente me sonaban ridículas, sin mas titubeos nuestro merodeador era muy listo para ciertas cosas y como dicen en mi tierra, muy pobre para pedir.

Aun no he logrado comprender muy bien su fin, pero lo que me sorprendió fue su método sofisticado.
En el enlace tienes una pista detective.

Tema recomendado:


Trucos para no pagar

1 comentario:

Anónimo dijo...

yo de profesion soy un pensador ya te contare un dia de estos tarambana
por cierto y las puntuaciones, que te sigo
ojo con el periodista balear que podria tener razon, que nos quieren desmontar el equipo